La digitalización tendrá un impacto de 120.000 millones sobre el valor añadido bruto en 2025 en España

La transformación digital tendrá un impacto de más de 120.000 millones de euros sobre el valor añadido bruto de los sectores económicos más relevantes en España, como telecomunicaciones e Internet, turismo, servicios financieros, transporte, infraestructuras, farmacia, salud, energía e industria, en el año 2015

digitalizacion-de-documentos

Esta es una de las principales conclusiones del ‘Primer Estudio sobre la Digitalización de la Actividad Económica en España 4.0’, elaborado por la consultora Roland Berger. El informe pronostica una tremenda revolución cuando se conecten más de 55.000 millones de nuevos dispositivos a la red con más de 1.000 millones de personas, momento en el que la economía cambiará tremendamente, así como la forma en la que haremos las cosas y los propios modelos de negocio.

La crisis ha dañado el proceso de digitalización de las empresas españolas, de hecho, la economía española ocupa el puesto número 15 en el mundo por volumen de PIB, pero se sitúa en el 45 en desarrollo de la digitalización.

El estudio, que recoge la opinión de más de 100 directivos, muestra que sólo una de cada tres empresas españolas está ya preparada para afrontar la transformación digital hacia la España 4.0, a pesar de que entre un 80 % y un 90 % de las empresas reconoce que el cambio digital va a ser grande y tendrán que ser capaces de impulsar en digitalización y convertirse.

Más del 80 % creen que podrán incrementar sus ventas y crear productos que rompan barreras geográficas y de conocimiento del cliente, siendo capaces de producir más y mejores productos, para lo que nueve de cada diez reconocen que hay que cambiar los procesos digitales. Sin embargo, sólo el 33 % de las empresas españolas cuenta con una estrategia digital y, de estas, solo el 60 % lo ha comunicado de forma clara a sus empleados, al tiempo que solo un 28 % tiene un líder que dirige digitalmente la compañía.

El análisis revela que las empresas españolas dominan los usos digitales básicos, pero no los más avanzados. La diferencia o ‘gap’ de penetración digital supera el 75 % en sectores como salud o transporte, seguido de energía, con un 51%, lo que refleja que existe un importante margen de crecimiento y una manifiesta falta de aprovechamiento de las oportunidades de la digitalización. Los resultados muestran que sólo un 38 % de las empresas cuenta con una estrategia digital formalizada y un 26 % todavía no tienen un responsable de área digital.

Esta falta de apuesta por el desarrollo digital es especialmente manifiesta en la formación a los empleados, ya que el 20 % no realiza ningún tipo de formación digital y, del 62 % de las empresas que sí lo han ofrecido, sólo se han beneficiado de ella el 60% de los trabajadores.

Por sectores, aquellos más pegados al consumidor, como telecomunicaciones (91 %), turismo (83 %) o banca (65 %), tienen una estrategia digital más clara, mientras que en los más alejados al cliente, como industria o telecomunicaciones, solo un 10 % y un 15% de sus directivos, respectivamente, consideran que existe una estrategia digital formalizada en sus compañías.

¿Apoyo de Rajoy a las apuestas empresariales tecnológicas?

El presidente del Gobierno considera la industria digital una “pieza clave” para el crecimiento y la creación de empleo. Rajoy se comprometió a mejorar los servicios públicos en sanidad y educación gracias a las nuevas tecnologías, para lo que se lanzará un plan que dote de conectividad ultrarrápida a centros de salud, colegios y bibliotecas, y a crear programas de servicios de teleasistencia y telemedicina

empresa tecnología

Mariano Rajoy ha propuesto, durante Ficod 2015, la adopción de nuevos esfuerzos fiscales para apoyar la industria digital, con medidas que permitan duplicar la reducción actual de hasta cinco puntos del tipo efectivo del Impuesto de Sociedades a las pymes o mejoras en los tratamientos de los incentivos a I+D+i.

Asimismo, el PP revisará el régimen de capital riesgo en el Impuesto sobre la Renta de tal forma que la progresividad no desincentive este tipo de inversiones y duplicará la deducción para ‘business angels’, actualmente con un límite de 50,000 euros, para fomentar esta importante fuente de inversión. En esta línea, Rajoy propondrá mejorar en el Impuesto de Sociedades los incentivos de I+D+i, equiparando el tratamiento de la inversión al del I+D y elevando los límites de la percepción inmediata de estas deducciones.

En el ámbito de la administración pública, se continuará con la eliminación de las cargas administrativas y el impulso de la administración electrónica, permitiendo incluso las operaciones a través de dispositivos móviles, y se impulsará al contratación pública digital para mejorar la transparencia e incentivar el acceso de las pymes a licitaciones.

Asimismo, el presidente se comprometió a mejorar los servicios públicos en sanidad y educación gracias a las nuevas tecnologías, para lo que se lanzará un plan que dote de conectividad ultrarrápida a centros de salud, colegios y bibliotecas, y a crear programas de servicios de teleasistencia y telemedicina.

Mejorar la seguridad

En materia de seguridad, Rajoy abogó por garantizar un internet más seguro, reformar el tratamiento de la seguridad y la privacidad de los datos personales y aprobar un plan para la protección de menores en internet.

Industria digital 

Rajoy defendió que la industria digital se encuentra en la base de la economía española y en la de cualquier economía moderna, ya que es “una pieza clave” en el desarrollo de todos los sectores de la economía, dado que fomenta la creación de empleo y la competitividad de las empresas.

En este sentido, incidió en que el modelo económico necesita innovación para no agotar su capacidad de crecimiento, ya hace que la economía sea mas competitiva, mejora la generación de empleo y la capacidad de inversión y, en definitiva, crea un “círculo virtuoso” de crecimiento sostenible y sostenido.

Rajoy agregó que el bienestar de un país depende de que haya emprendedores que generen empleo, inviertan y consuman para que al fnal haya un nivel de recaudación que permita mantener el estado del bienestar y unos grandes servicios públicos como los que existen en Europa

Sin embargo, admitió que este proceso no esta exento de riesgos porque, por cada proyecto de empresa que triunfa, son muchos los que se quedan en el camino. Por ello, recordó que para evitar que un fracaso suponga que un emprendedor tire la toalla ,el Gobierno ha aprobado medidas como la Ley de Segunda Oportunidad y otras medidas de apoyo como la Ley de Emprendedores y la Ley de Unidad de Mercado.