La digitalización tendrá un impacto de 120.000 millones sobre el valor añadido bruto en 2025 en España

La transformación digital tendrá un impacto de más de 120.000 millones de euros sobre el valor añadido bruto de los sectores económicos más relevantes en España, como telecomunicaciones e Internet, turismo, servicios financieros, transporte, infraestructuras, farmacia, salud, energía e industria, en el año 2015

digitalizacion-de-documentos

Esta es una de las principales conclusiones del ‘Primer Estudio sobre la Digitalización de la Actividad Económica en España 4.0’, elaborado por la consultora Roland Berger. El informe pronostica una tremenda revolución cuando se conecten más de 55.000 millones de nuevos dispositivos a la red con más de 1.000 millones de personas, momento en el que la economía cambiará tremendamente, así como la forma en la que haremos las cosas y los propios modelos de negocio.

La crisis ha dañado el proceso de digitalización de las empresas españolas, de hecho, la economía española ocupa el puesto número 15 en el mundo por volumen de PIB, pero se sitúa en el 45 en desarrollo de la digitalización.

El estudio, que recoge la opinión de más de 100 directivos, muestra que sólo una de cada tres empresas españolas está ya preparada para afrontar la transformación digital hacia la España 4.0, a pesar de que entre un 80 % y un 90 % de las empresas reconoce que el cambio digital va a ser grande y tendrán que ser capaces de impulsar en digitalización y convertirse.

Más del 80 % creen que podrán incrementar sus ventas y crear productos que rompan barreras geográficas y de conocimiento del cliente, siendo capaces de producir más y mejores productos, para lo que nueve de cada diez reconocen que hay que cambiar los procesos digitales. Sin embargo, sólo el 33 % de las empresas españolas cuenta con una estrategia digital y, de estas, solo el 60 % lo ha comunicado de forma clara a sus empleados, al tiempo que solo un 28 % tiene un líder que dirige digitalmente la compañía.

El análisis revela que las empresas españolas dominan los usos digitales básicos, pero no los más avanzados. La diferencia o ‘gap’ de penetración digital supera el 75 % en sectores como salud o transporte, seguido de energía, con un 51%, lo que refleja que existe un importante margen de crecimiento y una manifiesta falta de aprovechamiento de las oportunidades de la digitalización. Los resultados muestran que sólo un 38 % de las empresas cuenta con una estrategia digital formalizada y un 26 % todavía no tienen un responsable de área digital.

Esta falta de apuesta por el desarrollo digital es especialmente manifiesta en la formación a los empleados, ya que el 20 % no realiza ningún tipo de formación digital y, del 62 % de las empresas que sí lo han ofrecido, sólo se han beneficiado de ella el 60% de los trabajadores.

Por sectores, aquellos más pegados al consumidor, como telecomunicaciones (91 %), turismo (83 %) o banca (65 %), tienen una estrategia digital más clara, mientras que en los más alejados al cliente, como industria o telecomunicaciones, solo un 10 % y un 15% de sus directivos, respectivamente, consideran que existe una estrategia digital formalizada en sus compañías.

Las empresas priorizan la seguridad de datos y la nube en sus inversiones

Más de la mitad de las empresas europeas colocan la seguridad de los datos (54 %) y las soluciones cloud (52 %) como las áreas de inversión prioritarias por parte de los departamentos de Tecnologías de la Información (TI) para 2016, según un estudio elaborado por Toshiba en colaboración con la consultora ICM

Según el informe, realizado entre más de 400 directivos senior de TI con decisión de compra de grandes corporaciones y medianas empresas de Europa, estas prioridades de inversión están relacionadas con la proliferación del número y tipos de dispositivos y aplicaciones IoT (Internet de la Cosas) que usan los profesionales.

En este contexto, el 62 % de los empleados de toda Europa utilizan actualmente sus dispositivos personales, en particular smartphones (42 %) y tabletas (31 %), para conectarse a los datos de la empresa, lo que genera mayor complejidad en la gestión de las infraestructuras TI y mayores riesgos para la seguridad.

En concreto, un 40 % de los encuestados considera que su mayor reto es la gestión de las actualizaciones de software de tantos tipos de dispositivos, mientras que la variedad de amenazas provoca que el 60 % de las empresas revisen su estrategia de seguridad TI al menos una vez al año. Asimismo, el 41 % de los directivos consultados revelan que los miembros del departamento de TI son los empleados que más usan programas y aplicaciones no autorizadas y rompen las reglas de seguridad en la gestión TI.

Frente a esta preocupación por la seguridad, los responsables de los sistemas de tecnologías de la información (TI) europeos demuestran “gran interés” por mejorar su parque de dispositivos con equipos profesionales, así como sus usos y aplicaciones.

Así, el 52 % de los directivos invertirá este año en aplicaciones cloud, ya que permiten una gestión más sencilla de los datos, los documentos y las aplicaciones; su uso y pago bajo demanda; y la reducción o aumento de los recursos informáticos necesarios, en función del crecimiento del negocio. Además, el 41 % señala que otro de sus principales objetivos es aumentar la duración de la batería de los equipos móviles empleados.

A partir de estos resultados, Toshiba ha elaborado la guía ‘Make IT Work’ para ayudar a directivos y cualquier responsable de TI a hacer frente a los principales retos que se les presentan actualmente en cuatro ámbitos básicos: gestión, seguridad, fiabilidad y conectividad.

El 75 % de las empresas cree que el IoT generará más negocio

El 70 % de los directivos se han mostrado convencidos de la capacidad del Internet de las Cosas (IoT) de generar nuevas oportunidades de negocio y mejorar la eficiencia de sus empresas, según recoge el informe ‘IoT 2020 Business Report’ elaborado por Schneider Electric

Internet of Things

El estudio, que analiza el impacto de las tecnologías de Internet of Things a corto y medio plazo y en el que han participado más de 2.500 directivos de 12 países, señala que casi la mitad de los encuestados han afirmado que la no adopción de la tecnología IoT en sus operaciones les haría perder ventaja competitiva respecto a sus competidores. “Atrás quedan los días en que nos preguntábamos si el IoT sería capaz de generar valor. Lo que las empresas solicitan ahora es información concreta de cómo implementar estas tecnologías en sus organizaciones y poder contar con la información necesaria para tomar sus decisiones”, ha señalado, el director de tecnologías de Schneider Electric, Prith Banerjee.

La encuesta también indica que el 63 % de las organizaciones utilizarán el IoT para analizar el comportamiento del consumidor y mejorar su experiencia en 2016 y destacan entre los posibles beneficios la disminución del tiempo de resolución de incidencias y las mejoras en la satisfacción de sus clientes. Asimismo, el 42 % de los encuestados planean implementar IoT y sistemas de automatización de edificios en los próximos dos años, ya que, según destaca Schneider Electric, a día de hoy la automatización de industrias y edificios supone el mayor potencial de ahorro de costes, con un 62 y 63 % respectivamente.

Por otro lado, dos de cada tres organizaciones implementarán durante 2016 soluciones IoT vía aplicaciones móviles. De hecho, un tercio de los encuestados afirma que va a empezar a hacerlo en los próximos seis meses y destacan el potencial de ahorro de los costos como una de las principales razones para hacerlo.

El informe también refleja que el 81 % de los encuestados afirmó que los datos e información que se están recopilando a través de la implantación de tecnologías IoT se están compartiendo de manera eficiente en su organización, así como que un 41 % de los participantes consideraba que las posibles amenazas en ciberseguridad como un reto crítico para sus empresas.

En opinión de Schneider Electric, el IoT activará la nueva oleada de transformación digital en las empresas, unificando los mundos del OT e IT, y alimentando una fuerza de trabajo móvil y digital. “A medida que más empresas expanden y profundizan en sus programas de digitalización, el IoT ocupa un lugar cada vez más central”, afirma. Asimismo, remarca que el IoT funcionará como una fuente de innovación e impulsará “modelos de negocio disruptivos y el crecimiento económico para empresas, gobiernos y economías emergentes”. “Así como la Revolución Industrial, el nacimiento de Internet y la revolución móvil impulsaron el progreso, la innovación y la prosperidad, lo mismo hará el IoT”, asevera.