Las empresas en España, las que menos problemas tienen para contratar personal con capacidades informáticas

El 14 % de las empresas en España ha tenido problemas en 2014 para reclutar a personal con capacidades en tecnologías de la información y la comunicación (ITC) para cubrir una vacante, aunque se trata del porcentaje más bajo en toda la Unión Europea y muy por debajo de la media europea, que se eleva al 38 %, según datos publicados este jueves por la agencia comunitaria de estadística Eurostat

Imagen post1

Además de España, los países donde las empresas tienen menos problemas para contratar a gente con conocimientos de informática son Portugal (21 %) e Italia y Bulgaria (31 % en cada caso).

España tiene además el mayor porcentaje de especialistas de ITC con empleo con educación superior en toda la Unión Europea, el 77,4 %, muy por encima de la media en la UE, donde el 56,5 % de los especialistas informáticos tiene educación superior y muy por delante de países como Bélgica (72,9 %) y Bulgaria y Chipre (72,3 %), los países de la UE donde los especialistas informáticos cuentan con niveles de estudios, también más elevados, mientras que los informáticos con menos estudios terciarios se registran en Italia (31,7 %), Malta (38,5 %), Eslovaquia (41,8 %) y Rumanía (42.2 %).

En el caso de España, un total de 535.600 personas estaban contratadas en España en el sector, el 3,1 % del empleo total en 2014, que ha crecido desde el 2,7 % en 2011, cuando 489.900 personas estaban contratadas en el sector en 2011, uno de los que más está creciendo en los últimos años ante la creciente digitalización de la economía. El 82,1 % de los especialistas en ITC contratados en España son hombres, en línea con la media europea (81,9 %).

Cómo está cambiando el fútbol la tecnología Big Data

Además del uso de dispositivos como los sensores de frecuencia cardíaca o los sistemas GPS para conocer las distancia que recorren, los jugadores de fútbol son monitoreados por distintas cámaras en los estadios. La tecnología Big Data está revolucionado el deporte y alimentado la industria en este campo

football-606235_960_720

Los clubes de fútbol utilizan la tecnología para mejorar el rendimiento de sus jugadores, preparar las tácticas contra otros equipos o realizar el seguimiento a potenciales fichajes de la cantera, o de otros equipos. Estos son algunos ejemplos recientemente conocidos:

En la última Copa del Mundo de Brasil, Alemania utilizó un sistema de entrenamiento de élite de Adidas denominado miCoach. Durante las sesiones de preparación, el equipo nacional analizaba datos fisiológicos directamente recogidos con sensores del cuerpo de los jugadores, como su ritmo cardíaco, la velocidad de reacción, la distancia recorrida o la fuerza y nivel de cansancio. Toda esa información era enviada a dispositivos móviles para que los técnicos y el cuerpo de preparadores físicos tuvieran información en tiempo real para un análisis en profundidad y la identificación de los jugadores que necesitan un descanso o que están a pleno rendimiento.

Otro ejemplo que utiliza la tecnología Big Data es el desarrollado por la empresa australiana Catapult Sports. Mediante un sistema de navegación satélite global de datos GNSS se supervisa y mide la actividad y la fatiga del jugador. Este sistema integra una procedimiento de posición local que se coloca dentro de una instalación de entrenamiento o  un estadio de fútbol. Así se rastrean los movimientos de los jugadores gracias a los sensores incluidos en la camiseta de compresión interior o sujetador deportivo que llevan cada uno.

Aunque estos mecanismos de análisis se venían usando en los periodos de entrenamiento, la FIFA, el organismo rector del fútbol internacional, emitió un informe a mediados de 2015 que aprobaba el usos de los sistemas de rendimiento y seguimiento electrónico en los partidos oficiales, siempre y cuando no pusieran en peligro la seguridad del jugador.

En vista del auge de esta tecnología, la FIFA aprobó durante la celebración del Mundial de fútbol femenino en Canadá un caso muy especial. Después de sufrir varias conmociones cerebrales, la jugadora de la selección estadounidense Ali Krieger decidió usar una protección tecnológica. El casco combina fibras de alta tensión y compuestos de protección balística que establecen un sistema de seguridad ante cualquier impacto de fuerza determinada. Así la fuerza se dispersa a lo largo de la banda frontal e impide el desgaste craneal.

Otro ejemplo. La firma italiana Deltatre sirve a la FIFA una tecnología de seguimiento visual llamada Matrics que proporciona un amplio conjunto de datos en tiempo real que conforma los mapas de calor en el campo, el número de pases completados y distancia recorrida. Además, para la Liga de Campeones, la compañía prepara la generación de gráficos en tiempo real disponible en la página web de la competición europea.

Análisis de rendimiento deportivo que sirven para la empresas de apuestas

Muchas ligas de fútbol y clubes también colaboran con Opta, el proveedor líder de datos de los deportes de fútbol. El análisis de esta compañía determina cada acción de un jugador en una zona específica en el campo, sin importar si tiene la pelota o no. El mecanismo de exploración de datos también es usado por empresas de apuestas en internet, como William Hill o SkyBet que elaboran sistemas de puntuación  que influyen en las cuotas.

Por último destacar el trabajo estadístico de la firma Oulala Games. Mediante una matriz matemática ha elaborado un sistema de puntuación de diversos parámetros muy eficiente. La plataforma estudia gracias a un sofisticado algoritmo los aspectos de rendimiento de cada jugador. Gracias a más de 70 parámetros se califica a cada jugador con una puntuación.

Los ciberataques con virus a consumidores aumentan un 13 %

El número de ciberataques dirigidos a consumidores ha seguido en aumento durante 2015, según se despredende un estudio elaborado por Deloitte, que destaca que los ataques mediante virus u otro tipo de ‘malware’ a consumidores se han incrementado un 13 % en comparación con 2014

virus-informatico

El informe ‘Los datos de los consumidores atacados: la creciente amenaza del cibercrimen’ refleja que el 39 % de los consumidores fueron víctimas en 2015 de algún virus o ‘malware’ destinado al robo o manipulación de datos personales. En este contexto, Deloitte remarca que desde hace años la seguridad de los datos personales se ha convertido en un tema de importancia capital para los consumidores, y por extensión para las compañías.

Además, añade que los últimos incidentes de ciberseguridad han provocado una mayor sensación de vulnerabilidad entre los usuarios, y han transformado su forma de reacción ante posibles ataques. De hecho, un 73 % de los consumidores ‘online’ se replantearía entablar de nuevo una relación comercial con una compañía que hubiera tenido un fallo de seguridad.

En este sentido, subraya que, gracias a una mayor formación, la mayoría de los consumidores ya revisa de manera proactiva los sistemas de seguridad. Así, uno de cada tres cancelaría sus cuentas en comercios ‘online’ como consecuencia de un ciberataque, “incluso si la seguridad de sus datos no se hubiera visto afectada”.

El estudio revela que el comercio electrónico (54 %) sigue siendo la segunda preocupación en temas de seguridad ‘online’, por detrás de las redes sociales (63 %). Esto está teniendo repercusiones visibles, ya que el porcentaje de consumidores que realizan habitualmente el pago de sus compras ‘online’ con tarjeta ha bajado del 88 % al 72 %. En este contexto, los consumidores han adoptado una actitud proactiva respecto a la seguridad, como refleja que un 76 % realice chequeos de seguridad, un 24 % más que en 2014, y que el 56 % reduzca y controle su actividad ‘online’.

Deliotte subraya que es en este campo donde las compañías pueden empezar a ofrecer ventajas competitivas, ya que tres de cada cuatro consumidores consideran que es responsabilidad de las empresas proveer a los usuarios de las herramientas necesarias para proteger su privacidad, seguridad y reputación. En esta línea, el 64 % de los encuestados desea que las compañías fortalezcan los procedimientos de autentificación con procesos extra, incluso a pesar de la carga adicional que pueda suponer para ellos.