Startup, get out!

Según un informe especializado, el 45 % de las compañías que salen al exterior rentabiliza su inversión en menos de cinco años.  Además, el porcentaje que representa el negocio internacional sobre la facturación total se está incrementando considerablemente

networking-virtually-benefits

El 45 % de las compañías que salen al exterior rentabiliza su inversión en menos de cinco años. Es una de las principales conclusiones del estudio “La internacionalización de la empresa española. Oportunidades y Riesgos” llevado a cabo por la Universidad de Alcalá  para la Fundación Mapfre. Otras de las ideas que resultan es que el porcentaje que representa el negocio internacional sobre la facturación total se está incrementando considerablemente.

La apuesta por nuevos mercados en los que expandir la actividad empresarial  y comercial constituye un fenómeno que está cobrando mayor relevancia que surge en respuesta a la necesidad de buscar demanda internacional (33 %) y para conseguir crecer y estabilidad económica (26 %).

En concreto, más del 50 % de los ingresos de seis de cada diez empresas internacionalizadas proviene de los canales exteriores. Según los datos del informe de Fundación Mapfre, en 2012, alrededor de 137.000 empresas españolas (el 15 % del total) tuvieron alguna actividad en el exterior, una cifra que representa un incremento del 11,4 % en relación al 2011. El valor de esas exportaciones superó los 222.643 millones de euros, un dato que significa más del 21 % del valor del Producto Interior Bruto.

Exportar Big Data

Escribía Maite Macinas en el blog de Inesdi hace unos meses sobre el potencial industrial del Big Data. Y prestaba atención a los inconvenientes de la aplicación de esa tecnología en España: falta de concienciación; seguridad; ausencia de profesionales preparados (algo que ha cambiado mucho en poco tiempo. Damos fe en Nimbeo); y escasez de financiación.

Relacionando las dos ideas expuestas, ¿por qué no exportar la tecnología y capacidades? Nimbeo nace con la voluntad de aplicar al mundo real los avances que desarrollamos y la intención, según expresaba nuestro CEO, Juan Miguel Berbís, es internacionalizarse en mercados como Reino Unido, Estados Unidos y Brasil:En el caso del Big Data y tecnologías punteras está todo por hacer, y eso es precisamente lo mejor”.

La IV revolución industrial: Big Data

bIGdATA Industry

La conjunción del tratamiento de grandes volúmenes de datos y  la introducción de nuevas tecnologías de la información representan un nuevo cambio del proceso industrial que para algunos significa un naciente proceso revolucionario

Dicen los expertos sobre redes de empresas emergentes que la adopción de una industria de Internet todavía podría durar una década. Pero el enorme potencial de las nuevas tecnologías de la información en la creación de este tejido industrial puede ponernos a las puertas de una cuarta revolución industrial. Como explicaba tan solo hace unos meses la presidenta de Siemens España, Rosa García: “una industria en Internet será revolucionaria porque creará procesos más rápidos, baratos y personalizados.

La Revolución Industrial

Según un esquema de Ricardo Méndez Gutiérrez del Valle, este proceso de cambio surge en Inglaterra a finales del siglo XVIII (1780-1830) en torno a la industria metalúrgica y textil. Se ramificará gracias a un medio de transporte clave: el ferrocarril; mientras que la fuente de energía será el carbón. En este proceso de revolución de los procesos industriales tiene origen el movimiento obrero.

La II Revolución

La cualificación y la especialidad marcan el segundo momento histórico que cambia la dinámica en los procesos industriales. Esta revolución, que se inicia a partir de 1880 tiene su auge a principios del sigo XX en torno a las industrias química, automovilística y eléctrica. Emerge el petróleo en una época en la que los nuevos medios de transporte, como los vehículos a motor,  o la aparición del avión, tomarán protagonismo.

El cambio tecnológico

La tecnología hará más creativo y cualificado el proceso industrial en una revolución técnica y científica que tendrá un aparato novedoso y dominador: el ordenador. La informática, la biotecnología y la microelectrónica serán las industrias predominantes en una era, que arranca aproximadamente en 1969, y en la que cambian las fuentes de energía, los medios de comunicación y la mentalidad local.

Big Data

El escenario empieza a cambiar y aparece un concepto nuevo: los datos (Data). Internet y el uso de las nuevas tecnologías engendran una gran cantidad de información recopilada de manera digital. Como bien explica el CTO de Nimbeo, Miguel Lagares Lemos, “el tratamiento de grandes volúmenes de datos constituye una revolución en pro del progreso y la innovación”.

Lagares apunta que el Big Data conduce a la realización de estudios y análisis de la información con una calidad, reducción de costes y rapidez nunca antes vista. “Las herramientas que poseemos para el análisis nos permite extraer valiosas conclusiones para decisiones empresariales, políticas y de cualquier otra índole, o incluso inferir inteligencia a procesos automatizados”.

La aplicación de la industria de Big Data constituye para Lagares una oportunidad comparable a la de descubrir un yacimiento de petróleo y no explotarlo por los altos costes de la operación, nunca comparables con sus beneficios.

El Big Data vale 206.000 millones

BIG DATA

Según un estudio, el segmento de negocio en el que trabaja Nimbeo podría aportar el 1,9 % del PIB de la Unión Europea en el año 2020

Las soluciones tecnológicas basadas en Big y Open Data pueden suponer una aportación de 206.000 millones de euros a la economía europea en el año 2020, según el estudio realizado por el Instituto de Estudios Económicos de Varsovia, sobre el impacto de “Big y Open Data en los estados miembros de la Unión Europea (UE)”, que puedes consultar aquí.

Esa cantidad supondría un aumento del 1,9 % del Producto Interior Bruto de la UE, aunque la influencia dependerá de la zona geográfica. Así, el incremento en el área norte de Europa será del 2,2 %; nuevos estados miembros 1,9 % y la zona sur de Europa 1,6 %, según este estudio patrocinado por Microsoft. Entre los sectores económicos identificados como los más beneficiados están:

  • Comercio: 47.000 millones de euros
  • Industria: 45.000 millones de euros
  • Administración Pública y Sector Sanitario

Otro de los datos positivos que se extraen del estudio, es el potencial de Big y Open Data para desarrollar servicios públicos de un modo más eficiente y transparente. Desde aplicaciones que permiten a los ciudadanos planificar sus desplazamientos en transporte público hasta conocer información sobre el ahorro energético en sus hogares, algo en lo que trabaja de manera específica Nimbeo con el desarrollo de la herramienta para la gestión de redes eléctricas inteligentes, Hermes.

El estudio se ha realizado a partir de un análisis macroeconómico para estimar el potencial del Big y Open Data basado en el Big Open Data Universal Impact Assessment Model (Boudica), que incorpora datos detallados de la economía europea y provee estimaciones  para 21 sectores empresariales en todos los países europeos.

Para concluir, cabe destacar las declaraciones del presidente de Microsoft EuropaJan Muehlfeit, que comentaba que “Big y Open data darán paso a un nuevo crecimiento, nuevos europeos y oportunidades para todos los europeos”. “Reducirán costes y crearán economías de escala, habilitando un acceso más sencillo a la innovación tecnológica”.