Aprobada la primera norma internacional sobre Big Data

Los miembros de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) han aprobado la primera norma internacional de la organización sobre los grandes volúmenes de datos

Gunnar Knechtel Photography

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) ha aprobado la primera norma internacional de la organización sobre los grandes volúmenes de datos (Big Data), en la que se detallan los requisitos, las capacidades y casos de utilización del Big Data basados en la nube, así como una visión de “contexto de sistema” de alto nivel y sus relaciones con otras entidades. Según destaca la UIT en un comunicado, el paradigma del Big Data ofrece una solución “efectiva y flexible” para tratar con volúmenes crecientes de datos y descubrir modelos u otras informaciones que permitan que los datos sean “manejables y aprovechables”.

“Los avances en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) están permitiendo generar, transmitir y almacenar grandes masas de datos, y este crecimiento enorme está acelerando su ritmo. Los conjuntos de datos se han hecho tan grandes y complejos, y se generan tan rápido, que los enfoques tradicionales del procesamiento de datos demuestran ser inadecuados”, afirma.

En este contexto, apunta que llevar a cabo un análisis eficiente de los datos dentro de los plazos requeridos supone un “importante desafío”, al que la industria responderá utilizando tecnologías en el campo de los Big Data.

El secretario general de la UIT, Houlin Zhao, subrayó que las nuevas fronteras de la innovación de las TIC “están al alcance de la mano gracias a los avances en la recopilación y el análisis de los datos”, que el sector acogerá “con agrado” y se asegurará de que sus beneficios puedan materializarse a escala mundial.

“En esta nueva norma de la UIT se proporcionan unos fundamentos acordados a nivel internacional para los Big Data basados en la nube. Dará coherencia al uso de la terminología que se utiliza para describir los Big Data basados en la nube y ofrecerá una base común para el desarrollo de los servicios de Big Data y las normas técnicas correspondientes”, añadió el director de la Oficina de Normalización de las Telecomunicaciones de la UIT, Chaesub Lee.

Cómo el Big Data ayudará a resolver los problemas con los alimentos en Reino Unido

Los beneficios de los agricultores, la biodiversidad rural y la elección de los consumidores podrían mejorar significativamente mediante el intercambio de datos sobre el sistema alimentario

Farming_BigData

Ese es el objetivo de Agrimetrics, el primer centro de análisis de grandes volúmenes de datos para la agricultura puesto en marcha en el Reino Unido. A diferencia de otros centros Agrimetrics utilizará la información administrativa, de los centros de distribución de alimentos, de los productores y de los consumidores, entre otras fuentes, para proporcionar mejoras significativas en los mercados de alimentos.

El profesor Richard Tiffin, de la Universidad de Reading, es el director científico de Agrimetrics: “la alimentación y el sector agrícola se enfrentan hoy en día a desafíos sin precedentes. Mil millones de personas en el mundo son obesos, mientras que otros mil millones se van a la cama con hambre. A los productores de leche se les paga menos de lo que les cuesta producirla, etc. La sostenibilidad a largo plazo se sacrifica para obtener ganancias a corto plazo”. El sistema alimentario se ha vuelto tan complejo que empieza a parecerse al mundo de las finanzas, sin embargo, los riesgos son aún mayores“.

Richard Tiffin añade: “Sólo mediante la participación de todos los actores del sistema alimentario se pueden abordar los retos a los que nos enfrentamos. Los agricultores tienen que ser capaces de cultivar de manera más inteligente con el fin de aumentar la productividad, los supermercados tienen que ser capaces de garantizar un aprovisionamiento seguro y sostenible de alimentos, y el sistema alimentario en su conjunto necesita información para reducir los residuos. Mediante el uso de datos para conectar la información desde los agricultores a los consumidores de alimentos, el sistema puede ser más sensible, por lo que todos se benefician”.

El ministro de Agricultura, George Eustice, se expresaba de esta manera: “Los agricultores británicos están haciendo cada vez más uso de los datos para ayudar a administrar y hacer crecer su negocio, desde la predicción de las tendencias climáticas, a la evaluación de la calidad del suelo y el uso de las mejores técnicas. Esta nueva tecnología ha contribuido al aumento de la eficiencia y nos ayudará a aumentar el valor de nuestra industria de alimentos y la agricultura”.