La IV revolución industrial: Big Data

bIGdATA Industry

La conjunción del tratamiento de grandes volúmenes de datos y  la introducción de nuevas tecnologías de la información representan un nuevo cambio del proceso industrial que para algunos significa un naciente proceso revolucionario

Dicen los expertos sobre redes de empresas emergentes que la adopción de una industria de Internet todavía podría durar una década. Pero el enorme potencial de las nuevas tecnologías de la información en la creación de este tejido industrial puede ponernos a las puertas de una cuarta revolución industrial. Como explicaba tan solo hace unos meses la presidenta de Siemens España, Rosa García: “una industria en Internet será revolucionaria porque creará procesos más rápidos, baratos y personalizados.

La Revolución Industrial

Según un esquema de Ricardo Méndez Gutiérrez del Valle, este proceso de cambio surge en Inglaterra a finales del siglo XVIII (1780-1830) en torno a la industria metalúrgica y textil. Se ramificará gracias a un medio de transporte clave: el ferrocarril; mientras que la fuente de energía será el carbón. En este proceso de revolución de los procesos industriales tiene origen el movimiento obrero.

La II Revolución

La cualificación y la especialidad marcan el segundo momento histórico que cambia la dinámica en los procesos industriales. Esta revolución, que se inicia a partir de 1880 tiene su auge a principios del sigo XX en torno a las industrias química, automovilística y eléctrica. Emerge el petróleo en una época en la que los nuevos medios de transporte, como los vehículos a motor,  o la aparición del avión, tomarán protagonismo.

El cambio tecnológico

La tecnología hará más creativo y cualificado el proceso industrial en una revolución técnica y científica que tendrá un aparato novedoso y dominador: el ordenador. La informática, la biotecnología y la microelectrónica serán las industrias predominantes en una era, que arranca aproximadamente en 1969, y en la que cambian las fuentes de energía, los medios de comunicación y la mentalidad local.

Big Data

El escenario empieza a cambiar y aparece un concepto nuevo: los datos (Data). Internet y el uso de las nuevas tecnologías engendran una gran cantidad de información recopilada de manera digital. Como bien explica el CTO de Nimbeo, Miguel Lagares Lemos, “el tratamiento de grandes volúmenes de datos constituye una revolución en pro del progreso y la innovación”.

Lagares apunta que el Big Data conduce a la realización de estudios y análisis de la información con una calidad, reducción de costes y rapidez nunca antes vista. “Las herramientas que poseemos para el análisis nos permite extraer valiosas conclusiones para decisiones empresariales, políticas y de cualquier otra índole, o incluso inferir inteligencia a procesos automatizados”.

La aplicación de la industria de Big Data constituye para Lagares una oportunidad comparable a la de descubrir un yacimiento de petróleo y no explotarlo por los altos costes de la operación, nunca comparables con sus beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *